PSICOLOGIA GENERAL... "MECANISMO DE NEGACION"
Son actitudes que tomamos hacia otros y hacia nuestra propia vida, sin reconocerlas, es decir, sin hacerlas concientes. . ...

MECANISMOS DE NEGACIÓN

Son actitudes que tomamos hacia otros y hacia nuestra propia vida, sin reconocerlas, es decir, sin hacerlas concientes.

Son actitudes no asumidas, no reconocidas, están en las zonas más profundas de nuestra personalidad. Pueden, en algunos casos, modificar una vida y nos hacen cometer errores.

Muchas veces, los demás nos informan de cómo somos y de cómo actuamos, pero nosotros no lo creemos.

Seguimos con nuestra manera de ser sin reconocer y sin modificar nuestra actitud. Estos mecanismos dificultan nuestra manera de relacionarnos y de producir.

Consisten en la negación de algunas actitudes. No nos damos cuenta de estos aspectos ocultos, agresivos, que siempre terminan afectándonos a nosotros mismos.

Son mecanismos defensivos. Tal vez, nos defendemos de alguien o del miedo al futuro, de la depresión, de amenazas internas, etc.

En algunos casos estos mecanismos tapan amenazas o miedos. Nos costaría tanto asumirlos, que los pasamos a un aspecto de nuestra mente donde los actuamos.

En algunos casos, el conflicto pasa directamente al cuerpo y se transforma en un síntoma.

Por ejemplo, algunas costumbres que están incorporadas a nuestra vida y que tapan carencias o situaciones nuestras profundas, cualquier tipo de adicción (tabaco, juego, sustancias, alcohol). También la dependencia exagerada a ciertas personas, tienen que ver con mecanismos de negación.

Existe mucho miedo a resolver las cosas por sí mismos y ese miedo se tapa con una sustancia, fumando o jugando.

Hay situaciones en nuestra vida que nos cuesta enfrentar, son tapadas por una costumbre que, hasta nos resulta costosa para nuestra salud.

No todas las situaciones de negación se limitan a las dependencias. En algunos casos, actuamos al revés y cuando tenemos miedo a enfrentar a alguna persona o situación, en lugar de demostrar ese miedo y pensarlo, el miedo se invierte y nos transformamos en personas agresivas.

Como no puedo enfrentar a ciertas personas, (porque temo ser herida o humillada), en vez de resolver este vínculo comienzo a romperlo, pelear, etc. No lo hago de manera conciente.

En esta lucha de poderes, como le tengo miedo a esa persona, la enfrento como puedo.

Evito pensar la situación y el miedo se transforma en agresión, que sería el polo opuesto.

Si yo digo que no discuto (pero en mi casa se discute permanentemente), si evito mi participación (porque creo que es el otro el que discute), estoy negando, no puedo reconocer mi participación en ese vínculo.

En este tipo de mecanismo defensivo, la persona no puede ver lo que aporta al vínculo.

Siempre ve solo al otro, el responsable será el otro. Muchas veces adopta actitudes de represión donde no se permite disfrutar. No se concede permisos, pero supone que es “la cara” del otro que le impide accionar.

Internamente tiene tanta necesidad de sentirse aceptada/o que le tiene miedo al rechazo.

Cuando la persona de afuera no estimula, no apoya, no le da permiso, el/la que necesita la aprobación se siente paralizado/a. Es imprescindible para su vida que los otros lo/la acepten. El mecanismo de negación aquí, es que no se da permiso.

No reconoce que hay una inhibición profunda y una dependencia de los demás. Si el otro no está de acuerdo con su proyecto, en lugar de tomar distancia y realizarlo igual, se enreda en peleas, para pedirle que lo entienda, que lo comparta.

Se queda “pegada/o” con la otra persona, que no le interesa el proyecto ajeno. Al no concretarlo le hecha la culpa al otro: -“no compré esa casa porque vos no querías”. La persona no acepta que no tomó la decisión, sino que la hizo pasar por una tercera persona, pasó a depender de la voluntad del otro que no aprobó su resultado.

Un mecanismo de negación es aquello que la persona no ve por sí misma y por lo tanto no puede resolver.

Este tipo de personas no asume su responsabilidad en las cosas que hace. Prefiere que los otros le indiquen. Va por la vida buscando garantías. No inicia nada, porque al no recibir garantías (porque en la vida no existen) no se anima, por miedo a cometer errores, a perder y que después los otros le cuestionen.

El miedo y la duda son aspectos tan importantes en su vida que va buscando gente que le de sugerencias, órdenes, de tal forma que logre la aceptación.

No logra separar su interés y su proyecto personal del interés de los otros. Pide demasiados permisos, se lo pasa hablando de su proyecto personal y corre el riesgo de que los otros le “pinchen” el proyecto, simplemente porque no les interese.

Dra. Lydia Febre